Desilusión, aburrimiento, rabia, inseguridad… son algunas de las emociones que pueden acompañar a la persona en situación de desempleo.

Sin embargo, está demostrado que las personas con una tendencia a experimentar emociones positivas buscan trabajo de manera más activa y tienen más éxito que aquellas con estados emocionales negativos.

Así que te proponemos aprovechar esta ventaja: transformar las emociones en aliadas para encontrar trabajo, puesto que una actitud positiva puede generar nuevas oportunidades.

Éstas son algunas cuestiones que puedes tomar en cuenta:

  • Una buena dosis de optimismo. Frente a quienes se empeñan en recordarte que “está todo fatal”, “lo tienes muy mal para encontrar trabajo”,… ¡sal del montón!, la clave es ser optimista; esto no supone olvidar que la situación es delicada, hay que tener los pies en la tierra y esforzarse manteniendo una perspectiva positiva.
  • La creencia de que lo vas a lograr. Si orientas tus pensamientos con convencimiento y seguridad, si visualizas tu capacidad para conseguir tus objetivos, si dedicas tiempo a pensar en ese trabajo que deseas y perseveras, ya estás provocando el cambio. Quienes te rodean responderán bien a tu entusiasmo.
  • Manejar tu futuro. En una situación de desempleo tienes dos opciones: aprovechar el tiempo en adquirir una formación complementaria y vivir experiencias que mejoren en tu preparación personal y profesional, o lamentarte de la mala suerte y de lo injusta que es la vida. ¿Cuál eliges?
  • Rodéate de personas con éxito. No nos referimos a “las que triunfan” cara a la galería, sino a aquéllas que realmente te enriquecen porque te motivan a superarte. Recordamos la frase pronunciada por Will Smith en la película En busca de la felicidad: “Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo. Las personas que no son capaces de hacerlo, te dirán que TÚ tampoco puedes”.
  • En la entrevista. Quien entrevista en un proceso de selección busca algo más que conocimientos técnicos. Está en tu mano provocar emociones positivas en esa persona, habrás de acudir con una actitud realmente adecuada, tus gestos y palabras deberán transmitir seguridad y confianza, deberás reafirmarte en tus virtudes y puntos fuertes. Puedes pensar: “soy la persona ideal para este trabajo”, “no mendigo un trabajo, ofrezco mi capacidad y valor”,…
  • Estás construyendo tu persona. En este proceso de búsqueda de trabajo tienes la oportunidad de descubrir todas tus posibilidades; pon en valor que puedes ser una persona con determinación que persigue su objetivo, que confía y cree en si misma, en sus habilidades y capacidades, y en su preparación y sus ideas. Superar los obstáculos te fortalecerá.
  • Potencia la visión de futuro en tu vida, es decir, ponte en movimiento, no te quedes en casa, elabora un plan de acción para buscar trabajo, pregúntate: ¿hacia dónde quiero dirigir mis pasos? La clave es la búsqueda activa de alternativas. Con este dinamismo, la mirada se ampliará, las oportunidades se presentarán y sabrás aprovecharlas.

Tú creas la oportunidad… y coges el tren.

 

gaztebizhitza_huts_txikiPara aclarar dudas sobre Estudios, Vivienda y Trabajo GazteBizHitza es el servicio gratuito de orientación y asesoramiento online para jóvenes de Euskadi. Por Whatsapp, email o teléfono ponte en contacto y te ayudaremos.