9ª Viñeta - Elegir estudios(1)Elegir los estudios a realizar es una decisión importante, hay que sopesar bien las distintas opciones para tomar la opción adecuada. Pero lógicamente surgen dudas; el futuro de una persona puede estar en buena medida condicionado por los estudios elegidos (futuro profesional, nuevas amistades, cambio del lugar de residencia,…) todo esto puede provocar una tensión poco favorable para decidir con acierto.

Para tomar decisiones, los factores prácticos no deben dejar de lado los emocionales, por eso traemos aquí dos frases, una del autor Andrew Matthews: “Haz lo que te gusta. Haz lo que amas. Acepta tus talentos. La satisfacción es el resultado de desarrollar tus dones”. Y otra de Walt Disney: “Pregúntate si lo que estás haciendo hoy te acerca al lugar en el que quieres estar mañana”.

Los factores que deben ser tenidos en cuenta para hacer una elección de estudios son de tipo personal, relacionados con las posibilidades reales y como salida profesional:

  1. El gusto y la motivación son el primer “filtro”, hay personas que sienten una gran identificación con una profesión, por lo que su proceso de elección será breve; otras personas habrán de responderse a estas preguntas: ¿cómo me imagino en el futuro?, ¿qué tipo de trabajo me entusiasmaría realizar?,…
  2. Conocer las propias habilidades y fortalezas; realmente es importante el conocimiento propio, no lo que el resto opina. Se debe llegar a identificar las características personales que conectarán en mayor o menor medida con una profesión.
  3. Ser realista, no empeñarse en unos estudios que nada tienen que ver con uno/a mismo/a; informarse, por tanto, del perfil al que se dirige una determinada oferta formativa.
  4. Olvidarse de los estereotipos o del “qué dirán”, y decidir con libertad. La certeza de haber tomado una decisión adecuada llegará cuando las obligaciones que impliquen se sobrelleven con alegría. No renegar y divertirse deberán marcar la etapa universitaria.
  5. Otra variable puede ser la dotación y recursos de un centro de estudios frente a otro: prácticas, becas, calidad de la docencia, infraestructuras, metodología empleada (más teórica o práctica), etc.
  6. Perfilada la elección, convendrá conocer bien las materias que se imparten. Así se evitará la decepción de no haber acertado y se colmarán las expectativas.
  7. Analizar la ubicación del centro de estudios, sus costes, horarios, duración… y con todo, sopesar los recursos personales disponibles.
  8. Valorar la demanda de empleo de una u otra titulación: qué salidas profesionales ofrece y cuál es el tiempo medio del perfil obtenido para obtener una estabilidad profesional.
  9. Interesarse por las tendencias, las demandas de las empresas, y las carreras que ofrecen un abanico más amplio de salidas profesionales.
  10. Cuando se va acotando la búsqueda, visitar “in situ” algunos de los espacios puede ayudar mucho a la hora de tomar la decisión.

Aunque el entorno nos puede ayudar la última respuesta será de quien realiza los estudios. Y también será suya la responsabilidad en el grado de acierto.

Puede darse la circunstancia de que la decisión tomada haya sido desacertada, y pasados unos meses la conclusión sea que los estudios elegidos no cumplen las expectativas. Ello no debe ser tomado como un fracaso, valdrá la pena completar el resto del curso en una ocupación provechosa y darse una segunda oportunidad, que, sin duda, será plenamente acertada.

El Portal GazteBizHitza ofrece un servicio de asesoramiento y orientación, a disposición de la juventud vasca para ayudar y acompañar este proceso.

¡¡¡Feliz viaje a tu futuro!!!