Este año el Festival de Cine y Derechos Humanos de Donostia que se celebra del 17 al 24 de abril cumple 13 años y hemos querido conocer de cerca cómo es el festival de la mano de Ana Garayalde Zubeldia, responsable del Festival de Cine y Derechos Humanos en el área de Derechos Humanos. Ana nos ha comentado que las personas jóvenes juegan un papel decisivo en el certamen.

Cuéntanos un poco de donde surge el Festival, cuales son sus inicios y qué colectivos están implicados en la organización….

Los comienzos, como casi todos los inicios, no fueron fáciles. El presupuesto era limitado, no contábamos con subvenciones. Pero sí con una decidida apuesta política, institucional y la experiencia en derechos humanos del personal técnico del Ayuntamiento de San Sebastián. El Festival de Cine y Derechos Humanos nació del compromiso del departamento de Derechos Humanos del Ayuntamiento de Donostia/San Sebastián y ahora se organiza conjuntamente con Donostia Kultura.

Considerábamos que teníamos la necesidad y la obligación ineludible de “no mirar hacia otro lado”, sino de mirar de frente las diferentes realidades. Y de estar al lado y del lado de las personas más vulnerables, de las que sufren la injusticia.

Nuestros aliados iban a ser por un lado, la Unidad de Cine de Donostia Kultura, y por otro, diferentes ONGs: entidades y asociaciones del ámbito de la cooperación, la diversidad y los derechos humanos a nivel local e internacional, como Amnistía Internacional, Unicef, Acnur, la Coordinadora de ONGDs de Gipuzkoa, Gehitu o la Universidad Autónoma de México, entre otras. Su título original era el de Encuentros de Cine de Derechos Humanos. Comenzamos con una proyección diaria, con su correspondiente coloquio durante una semana. En total 11 películas, incluidas las dirigidas a escolares. El primer año asistieron a la sesiones de cine 1.600 personas. Se celebraba en el Teatro Principal. El 2004 se dobló esa cantidad. Más de 3.000

El Festival funcionaba. Se mostraba eficaz. El pasado año más de 20.000 personas participaron en las diferentes actividades (exposiciones, sesiones de cine, música, teatro…)

13712758444_e98ffa0538_z

Cómo ha ido evolucionando el Festival a lo largo de los años (secciones, premios…).

Hemos ido creciendo poco a poco. Además de la Sección Oficial a concurso, hemos programado diferentes secciones como “Africa” “América Latina” y sesiones especiales en los Centros culturales, en este caso en especial con producciones realizadas en Euskal Herria y en euskera.

Contamos con 4 premios:

  • Premio del Jurado Joven al mejor cortometraje. Dotado con 3.000 euros y elegido por alrededor de 150 jóvenes de entre 18 y 30 años.
  • Premio del público al mejor largometraje.
  • Premio Festival de Cine y Derechos Humanos a personalidades destacadas del cine y de los derechos humanos. Este año se otorgará a Lourdes Portillo, pero se ha entregado a personalidades como José Luis Borau, Robert Guedegian, Paskalevic, Pilar Bardem, Elías Querejeta,
  • Premio Amnistía Internacional. Otorgado por esta organización.

13621236963_a0cd7ab69c_z(1)Desde el 2006 un jurado joven otorga el premio al mejor cortometraje, ¿Cuál es la labor del Jurado Joven?

El jurado joven es muy importante en el objetivo de acercar a la juventud a un tipo de cine que no se muestra en las pantallas comerciales y que tiene un fuerte carácter de sensibilización. El jurado joven es nuestro presente y nuestro futuro. El hecho que alrededor de 150 jóvenes cada día durante una semana se sienten frente a una pantalla en la que se muestran historias cercanas y lejanas, siempre relacionadas con la defensa y la promoción de los derechos humanos es vital para el Festival de Cine y Derechos Humanos. Que participen en los coloquios con los y las protagonistas de las películas, con directores y directoras y con expertas en las temáticas que se abordan en los filmes. Que expresen su opinión, que disientan, que se emocionen, que se indignen, que se solidaricen…

El cine es cultura, y el poder del lenguaje universal de la imagen, la empatía de la palabra, la presencia física de quienes sufren, luchan y reivindica cala en las conciencias.

13688546175_87d0d00b1d_z

¿Qué opinan los/as jóvenes que han participado como jurado sobre la experiencia?

Cada año, los y las jóvenes que participan nos remiten un cuestionario de valoración y estamos día a día con ellos y ellas.

Las impresiones, en general, son excelentes, porque valoran la elección de las temáticas, la calidad cinematográfica y la calidad humana de las personas que participan. El mejor ejemplo es que, año tras año, muchos intentan repetir la experiencia.

¿Qué aporta el jurado joven al Festival?

La opinión y presencia del jurado joven es esencial en el Festival. De hecho es el único premio que tiene dotación económica (3.000 euros) Porque es el jurado joven el que decide cuál es el cortometraje ganador del Concurso Internacional de Cortometrajes. Para el Festival es una mirada que nos aporta espíritu crítico, que nos hace mantenernos al cabo de la actualidad, día a día… Que nos complementa la perspectiva de otros agentes que participan en el diseño y desarrollo del Festival, como ONGs, entidades y otros agentes y departamentos municipales de forma integral y transversal.

13688932655_64e8ba2fa5_z

¿Este año qué novedades, películas, ciclos habrá?

Por primera vez, todas las sesiones de la tarde, las que cuentan con un coloquio posterior, contarán con subtítulos accesibles para personas sordas y con intérprete de lengua de signos. Estamos intentando avanzar en la accesibilidad y llegar a todos los colectivos. Queremos llegar a más, más lejos y mejor.
Además, cada vez más, nos vamos extendiendo, a todos los pueblos y barrios de Donostia, con proyecciones en los diferentes centros de la ciudad.

¿Por qué son importante este tipo de festivales?

Por que muestran historias muchas veces silenciadas e incómodas que nos hacen más humanos y que contribuyen a la justicia social y a agitar conciencias a favor de los derechos humanos.

Alguna otra cosa que te gustaría añadir….

Invitar a todas las personas a que se acerquen al Festival e Cine y Derechos Humanos. No les dejará indiferentes.

 Fotos: Donostia Kultura