OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Amaia Monteagudo ha participado en el programa Juventud Vasca Cooperante este año. Recién llegada a casa ha pasado 3 meses en India, trabajando como profesora en una escuela con niños y niñas. La experiencia ha merecido la pena y ha supuesto un antes y un después según nos comenta.

¿El programa Juventud vasca cooperante, cómo lo definirías? 

El programa es una manera de concienciar y sensibilizar a los jóvenes dándoles la oportunidad de convivir en otras realidades, conociendo otras culturas y percibiendo las necesidades que tienen.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Qué ha supuesto esta experiencia en tu vida?

Bishrail ha marcado un antes y un después en mi vida. El simple hecho de poder ir a India y aprender y conocer un poco su cultura me ha abierto un mundo. Aunque para mí lo más importante han sido las niñas y niños. He estado todos los días con ellos/as dándoles clase, jugando, ayudándoles a estudiar y alguna que otra vez durmiendo con ellos/as. El haber sido profesora ha sido una experiencia muy bonita, dejé de llamarme Amaia y empecé a llamarme “Miss, Miss”.  He recibido mucho amor y ahora que estoy aquí en lo único que pienso es en volver a ir.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Podrías contar algunos de los mejores momentos que has vivido?

Como anécdota fueron graciosos los primeros días de colegio, todos los niños y niñas me venían en estampida gritándome, haciéndome mil preguntas, dándome la mano, besos, abrazos,… Además todo el mundo empezó a decirme que me parecía a una actriz de Bollywood y con la broma me pedían autógrafos como si fuera una famosa. Pero la verdad que buenos momentos los han sido todos y creo que el hecho de ir sola me ha obligado a tener que abrirme más y también a que los demás se abran a mí. He hecho muy buena relación con los niños y niñas del colegio, los profesores/as, los curas y monjas que están allí. Pero también mis paseos por el pueblo me ha hecho relacionarme con la gente. Me he sentido como en casa y he hecho amigos y amigas para toda la vida.

O

¿Y de lo malo, qué podrías decir?

Al principio el idioma fue una barrera, aunque en India se hable inglés la pronunciación es diferente y no todo el mundo lo habla. Además los niños y niñas de 3 años que acaban de entrar al colegio solo hablan  bengali  y los primeros días me costó manejar las clases. Aunque me parece bonito el tipo de relaciones que creas cuando no puedes comunicarte. Cuando empecé a aprender frases sueltas en bengali a todo el mundo le hacía mucha ilusión y eso hizo que se esforzaran más por aprender inglés y poder así comunicarse conmigo.

Por otra parte, me ha parecido dura la vida que llevan  los niños/as. Para poder asistir a clase muchos tienen que vivir en el albergue del colegio desde los 3 años, ya que sus casas están muy lejos como para tener que desplazarse todos los días. Desde ese momento, tienen que hacerse responsables de todo tipo de tareas del día a día como lavar su ropa, preparar la mochila para el colegio, vestirse, peinarse, lavar los platos,… Así que muchas veces llegaba al colegio y me pasaba 15 minutos en atar cordones de zapatos, ordenar sus mochilas, controlar si traían el hamaiketako,… Son detalles que llaman  la atención porque aquí no he visto a ningún niño o niña de 3 años haciendo esas cosas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Crees que has cambiado un poco tu forma de ver otras realidades y culturas?

Por supuesto que si. Por mucho que leamos o veamos en la televisión creo que hasta que no vas allí no nos hacernos una idea, ya que es muy diferente a lo que estamos acostumbrados a ver. Me ha enriquecido mucho entender sus creencias y su cultura. India es como un continente y cada estado tiene su idioma oficial y sus propias tradiciones. Se hablan unos 2000 idiomas y conviven muchas religiones como el hinduismo, cristianismo y musulmán. La religión juega un papel muy importante en sus vidas y aunque en el pasado fuera motivo de disputa, hoy en día se respetan e incluso se tratan como hermanos. Lo que he podido conocer de toda esta complejidad es que están orgullosos de lo diferentes que son y eso les anima a sentirse como una nación.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y ahora desde casa, ¿quieres seguir colaborando en proyectos de cooperación?

Antes de ir ya me habían surgido inquietudes y había colaborado en algunas cosillas pero si es verdad que ahora esas inquietudes han aumentado. Claro que me gustaría seguir colaborando y en cuanto me vuelva a asentar un poco empezaré a moverme. De momento he planteado mi Proyecto de Fin de Carrera en el pueblo en el que he estado, en Bishrail.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Recomendarías a la gente joven a que se animara a participar?

Sin ninguna duda. Este programa es un lujo en todos los aspectos. He agradecido mucho la organización que ha habido, tanto del Gobierno Vasco, como de las ONGDs que han participado en mi proyecto, como es el caso del Foro Rural Mundial y su contraparte en la India que son los Claretianos.

Tal y como está todo organizado te sientes acogida y segura en todo momento. En definitiva, me siento muy afortunada por haber podido participar y vivir esta experiencia que creo que es algo inolvidable.

Más testimonios de cooperantes.