003

Joane Aurtenetxe joven de Zamudio de 26años ha pasado 3 meses en el distrito de Lurigancho Perú dentro del Programa Juventud Vasca Cooperante realizando actividades socioeducativas con niños y niñas. Acaba de volver a casa y casi con las maletas sin deshacer nos cuenta sus primeras impresiones.

¿El programa Juventud Vasca Cooperante, cómo lo definirías?  

Es un programa que permite conocer la realidad de otro país: nuevas culturas, costumbres, idiomas, educación, y el día a día en general. Una experiencia de intercambio en el que conoces una nueva cultura y a la vez das a conocer la tuya. Es una experiencia muy enriquecedora que te ayuda a sensibilizarte al ver las desigualdades y carencias que tienen otras personas y los privilegios que disponemos nosotros en nuestro país.

007

¿Qué ha supuesto esta experiencia en tu vida?

Acabo de volver a mi pueblo y lo primero que he pensado ha sido lo afortunada que soy. Hasta ahora no valoraba un montón de cosas que tenía porque para mi era lo “normal” vivir así. Y aunque aquí tenemos de todo, no somos nada felices y no nos conformamos con lo que tenemos, siempre queremos más y somos egoístas. En estos 3 meses viviendo en Perú me he dado cuenta de que aunque no tienen nada viven felices. Ves a la gente feliz en la calle aunque no tengan ni para comer. Los Hombres y las mujeres trabajan entre 14-16 horas diarias para conseguir dinero para comer y aún así te invitan su casa a comer. La gente más pobre es la más generosa y eso me ha sorprendido un montón.

195

¿Podrías contar algunos de los mejores momentos que has vivido?

Para mi los mejores momentos han sido las muestras de cariño que nos daban los niños y niñas a diario; al llegar a clase, o durante el camino hacia la escuela te daban besos y abrazos continuamente. En esos momentos te das cuenta de las carencias afectivas que tienen en sus casas y lo mucho que necesitan un abrazo o un simple beso. Bailar con los niños y niñas, cantar, hablar y en general pasar tiempo con ellos y ellas viendo el amor que te transmiten ha sido lo mejor, y sin darte cuenta tu a ellos les transmites el mismo amor que ellos te dan, lo que les falta en sus casas.

También ha habido momentos divertidos en clase viendo como cantan y bailan canciones que les has enseñado tú. Ves los frutos de tu trabajo y el desarrollo de los niños y niñas. Hablar con la gente del pueblo o comer en el mercado local viendo el intercambio cultural también han sido momentos muy especiales.

107

¿Y de lo malo, qué podrías decir?

Hemos vivido muchos momentos duros. Ves a niños y niñas pidiendo en la calle, pequeños que trabajan durante largas jornadas, menores que no van a la escuela porque tienen que ayudar en casa, muchas mujeres jóvenes embarazadas, personas mayores trabajando o mendigando en la calle, falta de higiene (niños sucios, con ropa rota o descalzos, con los dientes negros), peleas entre perros y gatos sin pelo que tienen enfermedades…. Lo que más te duele es darte cuenta de su situación diaria y que no puedas hacer nada para cambiarla. 14 horas de trabajo diario para conseguir una miseria, la situación de la mujer, el problema del alcohol y las drogas, los malos tratos y las violaciones….

241

¿Crees que has cambiado un poco tu forma de ver otras realidades y culturas?

Sí, sin lugar a dudas. Hasta ahora no me daba cuenta de como viven en otros países ya que siembre he vivido en Euskal Herria y nunca me ha faltado de nada. Al ver a extranjeros podía entender que venían aquí para mejorar sus condiciones de vida. Pero después de pasar 3 meses en una zona muy pobre de Perú te das cuenta de por que la gente emigra. Cualquiera no aguantaría en esas condiciones de vida.

A parte de eso yo no conocía la cultura, la gastronomía ni las costumbres de Perú y debo señalar que son muy ricas sus tradiciones culinarias y artesanales además de su historia.

171

Y ahora desde casa, ¿quieres seguir colaborando en proyectos de cooperación?/

Claro que sí. El objetivo de este programa no es que durante tres meses te dediques a la cooperación y luego a la vuelta te olvides de lo que has vivido. La experiencia que vives durante estos tres meses es el primer paso para involucrarte en la cooperación y la llave para animar a la gente a participar. La cooperación no es algo en el que solo tengas que participar durante 3 meses y olvidarte sino que es importante que esté presente a lo largo de tu vida y nosotros que hemos sido parte de este programa tenemos que dar ejemplo para que se anime más gente.

¿Recomendarías a la gente joven a que se animara a participar?

Sin lugar a dudas, y si hubiera plazas el año que viene repetiría! Para mi es una experiencia que me ha marcado para toda la vida, Aunque nosotros tenemos de todo somos egoístas y esta experiencia te abre los ojos para ver que hay muchísimas personas que no tienen nada. Una y otra vez les he dicho a mis familiares y amigos que todos deberíamos vivir una experiencia así para ser menos egoístas y entender mejor las situaciones, al fin y al cabo aprender del sufrimiento de otras personas.

Más testimonios de cooperantes aquí.